Tips para los fans del vino

Si está resfriado, absténgase de catar vino:

La falta de olfato anula totalmente el sentido del gusto, y así el vino le parecerá agua. Brillat Savarin dijo: “El olfato y el gusto son un sólo sentido compuesto, cuyo laboratorio es la boca y su chimenea la nariz.” Y es cierto. Pero además, mucho picante en las comidas hace desaparecer la sensibilidad. Y el catarro afecta de igual modo. Así que, si está resftriadito… espere unos días para descorchar esa botellita especial que tiene guardada.

Otro tip por si sobró vino!:

Si ha ofrecido un buen vino pero ha quedado una botella mediada, para que el sobrante no se estropee, puede hacer lo siguiente: Clave una cerilla en la parte inferior del tapón de corcho, es decir, la que queda dentro de la botella una vez tapada. Prenda la cerilla y tape de inmediato. La llama consumirá el oxígeno contenido en la botella, que es precisamente la causa de que el vino se oxide.

Soluciones para los “corchos rebeldes”:

Algunos corchos se resisten a salir. Aqui tiene algunas soluciones:
Si el corcho está pegado: Puede calentar el cuello de la botella con un chorro de agua caliente para mojar y dilatar el cristal, pero no el corcho. O meta el sacacorchos ligeramente inclinado.
Si el corcho se ha roto: Introduzca el sacacorchos, con cuidado y algo inclinado, en el trozo de corcho que queda en la botella. Si no funciona, empuje el corcho para hundirlo en la botella. Para servir la primera copa, mantenga el corcho alejado del cuello de la botella ayudándose con el sacacorchos. Luego, los restos del corcho, flotarán en la superficie del vino, pero no se preocupe! Esto no tiene mayor importancia, salvo que sean demasiados. En ese caso, se puede decantar el vino en una botella limpia, un decanter o una jarra, y ayudarse con un colador.

¿Como comprar copas?:

Un excelente vino sabe mejor en una excelente copa. Y hay una copa perfecta para cada tipo de vino. Obviamente que hablamos de copas de cristal de muy alta calidad, transparentes y sin firuletes. Pero, como están las cosas hoy en día, los bolsillos de los fanáticos del vino en Argentina están un poco limitados. Pero, No Problem! Acá está la solución! Por lo menos nos podemos dar el gusto de tener una copa para vino blanco y otra para el tinto. Lo que tenemos que tener en cuenta, básicamente es lo siguiente:
Los aromas de los vinos tintos, se liberan de forma cónica o de pirámide, por lo que necesitamos una copa de boca cerrada (como la de la izquierda de la foto), mientras que los aromas de los blancos se liberan en forma de cono invertido, por eso necesitamos una copa de boca ancha, para que los aromas se liberen bien (como la de la derecha de la foto). ¿Vió que todavía se puede dar un gusto?

Para decantar sólo hace falta buen pulso y una buena iluminación:
El Decantador debe estar bien limpio. Puede incluso “envinarlo” antes de utilizarlo, así se eliminan los residuos que puedan haber quedado en él y el posible olor a humedad.

Haga la operación sobre una superficie clara para ver cómo pasa el vino por el cuello del decantador.

Hay que tener en cuenta la forma y el tamaño del decantador para que la superficie del vino que entra en contacto con el aire después de la decantación sea la adecuada.

Además de la brusca oxigenación del vino, que siempre ha estado en un medio reductor, en los minutos posteriores se producirá una evolución de los aromas más o menos rápida según la exposición al aire del vino. Para los vinos jóvenes de mucho extracto, busque un decantador plano y de base ancha para favorecer el intercambio entre el vino y el aire. Para los vinos añejos y cansados, es mejor un decantador que deje poco aire sobre el vino, y que habrá que llenar hasta arriba y tapar después de la operación.