Derechos de autor

Uno de los temas más controvertidos en relación a Internet tiene que ver con los derechos de autor, por un lado, por lo fácil que es copiar los contenidos que hay en la red y por otro, por la el carácter global e internacional de la red, que permite copiar un texto, traducirlo a otro idioma, colgarlo en un servidor de un país totalmente diferente y que llegue a lectores de la otra punta del mundo.

¿Qué son los derechos de autor?

El significado del símbolo del copyright es conocido por prácticamente todo el mundo: derecho de copia. Es decir, que para poder reproducir, distribuir o modificar el contenido, es necesario pedir permiso previamente al autor del mismo, puesto que es quien tiene todos los derechos sobre su obra. El problema es que en Internet no es sencillo proteger estos derechos, puesto que los textos pasan de una página a otra sin ningún tipo de permiso del autor y en peores casos, se citan como propios por personas que no tienen nada que ver con ellos.

Creative Commons y los derechos de autor en Internet

Hace ya tiempo, en 1999, Lawrence Lessig ya comenzó a hablar sobre el tema de Internet y los derechos de autor, destacando la dificultad de controlar los derechos de autor en Internet. Poco después, nacía Creative Commons, en el año 2002, de la mano de Lawrence Lessig como presidente, una aplicación que permite a cada persona ceder al dominio público sus creaciones o reservarse el derecho de autor. A través de Creative Commons, se eligen las características de distribución para una obra en concreto: si se permite copiarla, distribuirla, hacer trabajos derivados… Además, se puede indicar si se quiere adaptar a legislación de un país en concreto, el formato de la obra… Sin duda, se trata de una manera de dar una seguridad jurídica a las obras de cada autor, garantizando un respeto a las mismas.

Legislación y derechos de autor en Internet

Lo cierto es que la legislación tiene ciertos vacíos en lo que se refiere a los derechos de autor en Internet, puesto que no siempre resulta fácil controlar qué se sube o se descarga en un ordenador, pero tampoco los contenidos que circulan por Internet, un mundo relativamente nuevo en el marco legal. Por ello, es necesario que poco a poco se vayan estableciendo leyes que permitan acotar de manera clara y definida el campo de los derechos de autor en Internet.

Deja un comentario